Terapia ocupacional para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por Esclerosis Múltiple (EM)

En España se estima que padecen la enfermedad de esclerosis múltiple (EM) alrededor de 55.000 personas.

Abordaje terapéutico

Es importante llevar a cabo una intervención terapéutica desde una perspectiva integral y personalizada para que suponga un impacto positivo sobre la calidad de vida de la persona afectada de EM. 

La terapia ocupacional es una de las disciplinas desde las que se interviene en la sintomatología que provoca la EM, poniendo el foco principalmente en la afectación de las habilidades funcionales, que comprometen, en mayor o menor medida, el desempeño de la persona en sus diferentes roles, rutinas y hábitos.

Tanto los abordajes a seguir desde terapia ocupacional como los objetivos de tratamiento, estarán determinados por la valoración exhaustiva y el momento evolutivo del proceso de enfermedad. 

A modo de síntesis, sin obviar los factores volitivos del paciente, pretendemos siempre mantener el mayor grado de independencia posible.

Dentro de la diversidad de síntomas con que cursa la EM, la fatiga juega un papel transversal, limitante e invisible, que supone implicaciones tanto en la percepción subjetiva de la persona afectada tiene sobre su propio desempeño funcional, como sobre su “rendimiento” al llevar a cabo las distintas actividades de su vida diaria.

La MS International Federation (Federación Internacional de Esclerosis Múltiple), a la que Esclerosis Múltiple España pertenece, lanzó la guía, 'Fatiga: Un síntoma invisible de la EM'.

Para conocer con qué frecuencia la fatiga se convierte en un síntoma de la esclerosis múltiple, se han realizado diversos estudios en todo el mundo. A nivel internacional y como iniciativa de la Multiple Sclerosis International Federation (MSIF) para su revista MS in focus se realizó una encuesta online a más de 10.000 personas con esclerosis múltiple procedentes de 101 países, con el objetivo de conocer el impacto de la fatiga en dicha enfermedad. Efectivamente, el 86% de los encuestados respondieron que la fatiga es uno de los tres síntomas que más les afecta, y que su repercusión en la vida cotidiana es significativa, aunque fluctuante.

Desde la terapia ocupacional, se les provee a las personas afectadas de EM, a sus familiares y cuidadores, de información, herramientas y del apoyo necesarios para acompañar esta disputa con la fatiga

Como concluye un reciente estudio llevado a cabo por el Departamento de Terapia Ocupacional y Fisioterapia de la Facultad de Ciencias de la Salud del Centro Superior de Estudios Universitario La Salle, la rehabilitación puede aportar beneficios en el desempeño de personas con esclerosis múltiple, reduciendo la fatiga percibida y la discapacidad.

Desde la terapia ocupacional se llevan a cabo tratamientos rehabilitadores (de habilidades como la debilidad muscular, la coordinación, alteraciones del tono muscular, la sensibilidad) también con el objetivo de incidir directamente en la disminución de la fatiga y el aumento de los indicadores de desempeño y autonomía.

Otra parte fundamental de la intervención de terapia ocupacional respecto de la sintomatología relativa a la fatiga, aporta mecanismos facilitadores, como las técnicas de economía articular y conservación de la energía, y el entrenamiento en el manejo de la fatiga.

Se educará también en técnicas de relajación y respiración.

Además, a este respecto, el análisis y la adaptación de las actividades y del entorno son fundamentales para disminuir las complicaciones y reeducar en estrategias compensatorias, simplificación de tareas, y/o asesoramiento y utilización de ayudas técnicas.

Para obtener información más completa sobre síntomas, causas, diagnóstico y la rehabilitación fisioterapéutica de la Esclerosis Múltiple, pueden consultar este artículo en nuestra web aquí.

 

Solicita más Información

Escrito por:

 

 

 

Violeta Morales Valdivia

Terapeuta Ocupacional Colegiada Nº 933