¿Qué es la Atención Temprana, de dónde surge y cuál es su objetivo?

La Atención Temprana surgió desde los servicios sociales como ayuda pública, ante la necesidad de detectar niños/as con discapacidad y actuar sobre los problemas derivados. La actuación consiste en asistencia, prevención, rehabilitación y orientación a la familia.

La Atención Temprana es una estimulación precoz dirigida a niños de entre 0-6 años. Su objetivo es tratar las necesidades, bien sean transitorias o permanentes, que presentan los niños con trastornos en el desarrollo o que pueden presentar riesgos de padecerlos, ofreciéndoles un conjunto de recursos que facilite su adecuada maduración en todos los ámbitos y que les permita alcanzar el máximo nivel de desarrollo personal y de integración.

Trastornos del desarrollo

La Atención temprana se dirige a los siguientes trastornos del desarrollo:

  • Trastorno del desarrollo cognitivo
  • Trastorno del desarrollo del lenguaje
  • Trastornos emocionales
  • Trastornos de la regulación y del comportamiento
  • Trastornos de la relación y la comunicación

Profesionales de la atención temprana

La Atención temprana necesita una atención multidisciplinar con el objetivo de contemplar la globalidad del niño/a. Esta intervención multidisciplinar es llevada a cabo, principalmente por psicólogos, logopedas y fisioterapeutas, aunque también por otros profesionales como terapeutas ocupacionales.

Niveles de intervención en atención temprana

  • Prevención primaria. El objetivo de esta prevención es evitar las condiciones que pueden llevar a la aparición de deficiencias o trastornos en el desarrollo infantil. De estas competencias se encargan los Servicios de Salud, los Servicios Sociales y de Educación.
  • Prevención secundaria. El objetivo de esta prevención es la detección y el diagnóstico precoz de los trastornos del desarrollo y de situaciones de riesgo, desde los sistemas de obstetricia, neonatología y pediatría, además de los servicios educativos, sociales y el entorno familiar.
  • Prevención terciaria. Esta prevención agrupa todas las actividades dirigidas hacia el niño/a y su entorno con el objetivo de mejorar las condiciones de su desarrollo. Con ella se debe atenuar o superar los trastornos o disfunciones en el desarrollo, prevenir trastornos secundarios y modificar los factores de riesgo

Intervención terapéutica

La intervención debe iniciarse en el momento en el que se detecta alguna alteración en el desarrollo del niño. La atención se inicia en las unidades y centros de Atención Temprana.

El objetivo fundamental de la intervención es conseguir que la familia conozca y comprenda las capacidades y las limitaciones del menor, para actuar así como agente potenciador de su desarrollo, adecuando su entorno a sus necesidades físicas, mentales y sociales, procurando su bienestar y facilitando su integración social.

La intervención debe ser planificada con carácter global y de forma interdisciplinar, considerando las capacidades y dificultades del niño/a en los distintos ámbitos de su desarrollo, su historia y su proceso evolutivo, así como las posibilidades y necesidades de los demás miembros de la familia y los recursos de los que se dispone. Además habrá que establecer una adecuada coordinación con el centro escolar para reforzar el proceso terapéutico.

El programa de rehabilitación deberá incluir la temporalización de los objetivos, la modalidad metodológica y la evaluación de los objetivos propuestos. La intervención consta de diferentes momentos: valoración inicial, intervención terapéutica, seguimiento y control.

Solicita más Información

Escrito por:

 

 

 

Alba Jiménez Zumaquero

Logopeda col. nº 29/1773