¿Qué son el Bullying y el Ciberbullying?

El Bullying se ha convertido en una problemática a nivel mundial, dado que es la primera causa de suicidio adolescente según la OMS. Con lo cual, la prevención o detección resultan crucial.

Entendemos el acoso escolar o bullying como la situación de violencia frecuente y mantenida, psicológica o física, de un individuo o grupo hacia otro individuo o grupo, que es incapaz de defenderse. Esto produce que la relación de poder entre ellos sea desequilibrada. Principalmente las conductas que suceden en dicha problemática son agresiones físicas-verbales, exclusión o aislamiento social y acoso sexual. Así mismo, se producen derivaciones de ellas como son la extorsión, robos, insultos o creación de rumores o bulos.

Por otra parte, la sociedad ha ido avanzando con el desarrollo de las nuevas tecnologías y, por supuesto, el acoso escolar también. Por ello, el acoso se ha extendido a las redes sociales, de manera que ha nacido el “Ciberbullying”.

Se considera ciberbullying todo acto que implique acoso o intimidación a través de las tecnologías digitales con el fin de hostigar de manera sistemática a la víctima. El agresor pretende atemorizar y/o humillar a la víctima o víctimas. Puede ocurrir en diferentes medios como el correo electrónico, los mensajes de teléfono móvil, la mensajería instantánea, plataformas de juegos online, los sitios personales vejatorios y el comportamiento personal en línea difamatorio, de un individuo o grupo, que deliberadamente, y de forma sistemática y agresiva, tiene el objetivo de dañar a otro/s. En la actualidad se podrían añadir a estos sitios web, las redes sociales (Instagram, Twitter, Facebook, etc.) o la aplicación WhatsApp como los principales dominios en los que sucede el fenómeno de ciberbullying.

Algunos ejemplos de ciberbullying:

  • Publicar bulos, mentiras o fotografías vergonzosas de alguien en las redes sociales.
  • Enviar mensajes humillantes, dañinos o amenazas a través de las plataformas de mensajería.
  • Suplantar la identidad de otra persona y difundir mensajes agresivos en nombre de dicha persona.

Cabe destacar que el bullying y el ciberbullying frecuentemente pueden estar sucediendo juntos. Pero el ciberbullying produce una huella digital, es decir, se crea registro del acoso que puede ser útil como prueba para ayudar a detener el abuso.

El triángulo del bullying

Para que se produzca un episodio de bullying o ciberbullying existen, como mínimo, tres características:

  1. Que sea una agresión repetida en el tiempo.
  2. Que exista un desequilibrio de poder que impida a la víctima defenderse.
  3. Que exista una intencionalidad de producir daño por parte del agresor.

En la problemática de bullying encontramos definidos cinco roles:

  • El agresor: su propósito es hacer daño y frecuentemente justificar muy bien su comportamiento inadecuado.
  • La víctima: persona o personas que sufren los actos por parte del agresor o agresores.
  • Los espectadores: saben que está ocurriendo dicha problemática, pero no hacen nada para intervenir en ella, por lo que pasan a ser cómplices activos.
  • Los colaboradores del agresor: personas que animan y apoyan al agresor en su opresión.
  • Los defensores: personas empáticas, las cuales suelen intentar dar voz y mediar en este problema.

¿Cómo podemos reconocer a una víctima de bullying?

  • Es habitual que muestre baja autoestima, inseguridad o
  • De forma frecuente está aislada por sus compañeros/as o tener escaso apoyo en redes sociales.
  • Puede presentar reacciones pasivas, provocadoras (copiando la conducta de sus acosadores) o imitar el acoso hacia otras víctimas.

¿Cómo reconocer a un agresor?

  • Actúa impulsivamente con el fin de lograr reconocimiento y aceptación.
  • Manipula, su conducta es agresiva y presenta baja tolerancia a la frustración.

¿Las características de un ciberagresor?

  • El ciberagresor puede actuar con normalidad en el ámbito físico y mostrar su lado agresivo en las redes.
  • El ciberagresor es todo aquel que crea contenido, los sube a webs, los ve y los comparte.

Como actuar frente al bullying o ciberbullying

Si hablamos de prevención, la formación y psicoeducación a todos los implicados en dicha problemática (familias, profesorado-personal docente y los alumnos), es crucial. Para ello se deben realizar programas de prevención, charlas informativas, formación complementaria y actividades que fomenten la integración.

Si el acoso o abuso está en curso, la comunicación entre las partes y la terapia psicológica se convierten en primordial. Mediante la valoración, trabajar las emociones, la realización de actividades que fomenten la autoestima y mejoren las habilidades sociales para aumentar la integración en el grupo social. Es una problemática que debemos afrontar juntos.

Videos relacionados con el Bullying

Juntos contra el acoso escolar (versión larga) - YouTube

Cuento del erizo - YouTube

Corto sobre Bullying y acoso en las aulas: "No Juegues Conmigo" - YouTube

 

Solicita más Información

Escrito por:

Mario Medero Martínez

Nº colegiado: AN11131