¿Qué es la Terapia Ocupacional?

La Terapia Ocupacional es una profesión sanitaria que valora las capacidades y los problemas sicos, psíquicos, sensoriales y sociales del individuo. Pretende, con un adecuado tratamiento, capacitar para alcanzar el mayor grado de independencia posible en el día a día. Favoreciendo la recuperación de una enfermedad, facilitando la adaptación a su discapacidad o manteniendo las capacidades residuales.

El principal objetivo de la terapia ocupacional es proporcionar a las personas las herramientas necesarias para participar en las actividades de la vida diaria y así conseguir la mayor autonomía posible. Ésta emplea técnicas y/o actividades que, mediante el uso terapéutico de la ocupación, previene la aparición de nuevas lesiones o discapacidades ya existentes promocionando también la salud del individuo.

Ámbitos de actuación

La Terapia Ocupacional se ejerce en una gran variedad de ámbitos de actuación; entre ellos podemos encontrar:

  • Rehabilitación física
  • Rehabilitación neurológica
  • Rehabilitación geriátrica
  • Rehabilitación en Salud Mental
  • Adaptación e Integración escolar
  • Rehabilitación psicosocial
  • Drogodependencias
  • Traumatología, entrenamiento de prótesis y diseño de ortesis
  • Productos de apoyo y adaptación del entorno
  • Docencia e investigación
  • Rehabilitación pediátrica

Dentro de esta última, la Rehabilitación pediátrica podemos encontrarnos numerosos y diferentes casos (trastornos del espectro autista, trastornos de la conducta, trastornos alimenticios, trastornos del desarrollo…) los cuales podemos abarcar desde el enfoque de la integración sensorial.

Integración Sensorial

El cerebro es el encargado de organizar, localizar, clasificar y ordenar todas las sensaciones que nos llegan para formar percepciones, comportamientos y aprendizajes. Pero ¿qué pasa cuando este proceso no funciona correctamente?

Cuando nuestro cerebro no es capaz de procesar la información sensorial que le llega, existe una dificultad para utilizar dicha información en nuestra vida diaria. Se produce una incapacidad neurológica para organizar dichos estímulos sensoriales, por lo que no podemos dar respuestas adaptadas.

La Integración sensorial identifica dos tipos de problemas de procesamiento sensorial. Desorden de modulación sensorial, que afecta al nivel de alerta y a la conducta, y desorden de discriminación sensorial, que afecta al control motor. Este tipo de alteraciones produce problemas en el desempeño ocupacional del niño, en el colegio, en casa y en su entorno.

En las sesiones de terapia ocupacional el niño debe estar siempre participando en las actividades y dando respuestas adaptadas al desafío propuesto por el terapeuta. La intervención del terapeuta y el material que se usa en cada momento permiten ir regulando la dificultad del desafío que se le propone al niño con el objetivo de que la sesión sea efectiva, siempre usando la regulación de los sentidos en la misma.

 

Solicita más Información

Escrito por:

 

 

 

 

Ana Castañeda Sánchez

Terapeuta Ocupacional