¿Qué es la disfemia?

La disfemia o tartamudez es una alteración de la fluidez y la organización temporal normales del habla. Caracterizada por ocurrencias frecuentes de uno o más de los siguientes fenómenos: repetición de sonidos y sílabas, prolongaciones de los sonidos, interjecciones, palabras fragmentadas, bloqueos audibles o silenciosos, circunloquios, palabras producidas con un exceso de tensión física y repeticiones de palabras monosilábicas.

La disfemia es un trastorno probablemente multidimensional, con raíces y consecuencias psicológicas importantes. Sus síntomas no son solamente bloqueos, prolongaciones y repeticiones, sino toda una actitud comunicativa de retracción y tensión.

¿Causas de la disfemia?

No existe una sola causa, sino que se trata de una interacción de factores diferentes en cada sujeto. Pueden existir:

  • Factores genéticos, considerado un factor importante, aunque no claramente suficiente. En general se cree que la herencia puede incidir en una facilitación para que la fluidez sea frágil y vulnerable, necesitando factores ambientales para desencadenarla y psicológicos para mantenerla.
  • Factores neurológicos. La dificultad de hacer las transiciones de forma suave está presente en muchos trastornos claramente neurológicos y ha hecho pensar en este origen. Pero hasta ahora ningún estudio neuropsicológico, ni central ni periférico, ha sido concluyente.

Por otro lado tenemos las teorías psicogénicas. Se ha de constatar que en muchos niños e incluso adolescentes no parece haber ningún factor psicológico asociado, al menos evidente. Pero en el caso de los adultos, los factores psicológicos están mucho más presentes en la vida diaria. Estos factores aumentan el problema y, sobre todo, lo mantienen (angustia y tensión, miedo y evitación). Se encuentra una tendencia más alta en neuroticismo e inadaptación, además de un nivel más alto de ansiedad en las personas con disfemia.

Sintomatología y tipos

Los síntomas de la disfemia son varios, aunque cada individuo que tartamudea es diferente, por lo que los síntomas variaran de una persona a otra en función de diversos factores, como pueden ser la gravedad del tartamudeo y la persona como tal y sus reacciones a la tartamudez.

Lo más característico de la tartamudez es, sin lugar a dudas, la aparición de interrupciones en la fluidez del habla, esto es, de disfluencias. Estas disfluencias pueden llevar asociadas características como movimientos asociados, cambios en la velocidad y otras variaciones físicas en el habla.

 

TIPOS FASES SÍNTOMAS
Primaria Fase I Repeticiones sin esfuerzo y cortas.

Prolongaciones inconscientes.

Transicional Fase II Repeticiones más rápidas e irregulares con prolongaciones alargándose.

Consciencia esporádica del problema.

Gusto por la comunicación.

  Fase III Aumento del número de repeticiones en cada convulsión.

Postura con tensión.

Consciencia y frustración establecidas pero que no llegan a evitar el habla, ni hay miedo.

Secundaria Fase IV Miedo (escondido) y evitación (abierta) hacia fonemas, palabras, personas y situaciones.

Movimientos de compensación.

En la edad adulta, la disfemia se encuentra mucho más instaurada que en la infancia o adolescencia, por lo que suele encontrarse en la fase secundaria.

Gravedad de la tartamudez - M.E. Wingate:

Evaluación Global  

Frecuencia

Descripción de la tensión o esfuerzos  Rasgos secundarios
Muy ligera 1% Ninguna tensión aparente Ninguno
Ligera 2% Tensión perceptible pero bloqueos superados con facilidad Mínimo (ojos abiertos, parpadeo, movimientos faciales)
Moderada 7% Clara tensión o esfuerzo; bloqueos de aproximadamente 2 segundos de duración Movimientos claros de la musculatura facial
Grave 15% Clara tensión o esfuerzo: bloqueos de aproximadamente 2 a 4 segundos de duración Movimientos claros de la musculatura facial
Muy grave 25% Esfuerzo considerable; bloqueos de 5 o más segundos de duración, intentos repetidos y consistentes Actividad muscular enérgica facial u otra cualquiera

Tratamiento

 

Tratamientos que intervienen sobre el patrón del habla

 

1.     Técnicas de respiración y relajación

2.     Eliminar la tensión muscular y los movimientos asociados

3.     Técnicas directas de trabajo con habla

Están basados en trabajar la fluidez, reduciendo la velocidad del habla con diferentes actividades de prosodia, ritmo, entonación y pausas del habla.

Con ayuda psicológica:

4.     Desensibilización

Modificar la respuesta al estímulo hacia una respuesta positiva.

 5.     Eliminar las conductas de evitación y escape

Van dirigidos a ofrecer estrategias para mejorar su fluidez y reducir los momentos de tartamudez

 

Solicita más Información

Escrito por:

 

 

 

 

Alba Mª Jiménez Zumaquero

Logopeda Colegiada Nº 29/1773