El Postparto

El posparto es una etapa de la mujer que en muchas ocasiones pasa desapercibida en el momento que el bebé llega al mundo. Si durante el embarazo la mujer recibe todo tipo de cuidados y atenciones, una vez tenemos al bebé en nuestros brazos parece que no existe nada más en el mundo y todos esos cuidados y atenciones van dirigidas en exclusiva a este pequeño ser que acaba de llegar, dejando así a su madre en un segundo plano y, en algunos casos, incluso olvidada por completo.

El posparto es una etapa muy delicada para la mujer en muchos aspectos: tu vida cambia por completo, tienes un ser que depende de ti para todo, ya no tienes el tiempo que antes tenías para dedicarte a ti, estás cansada la mayor parte del tiempo, con falta de descanso y sueño, y todo ello mientras tu cuerpo está sufriendo cambios a diario.

El papel del yoga en el postparto

Tras tener las precauciones recomendadas después de pasar por un parto y siempre tras una valoración de un profesional médico, ya sea una matrona, un ginecólogo o ginecóloga o una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, la madre podrá volver a retomar sus clases de yoga o empezar a practicar esta disciplina por primera vez de mano de instructoras de yoga especializadas en esta etapa. Como recomendación general debemos esperar la tan famosa cuarentena para poder volver a practicar yoga; en caso de haber sido una cesárea es mejor esperar unas ocho semanas para hacerlo.

Las clases de yoga después del parto

Si acudimos a clases dedicadas especialmente para yoga posnatal, sabremos que no importa el nivel que tengamos, si hemos practicado yoga antes o no, estas clases están pensadas y planificadas específicamente para mujeres que acaban de ser madres, teniendo en cuenta no solo las necesidades físicas sino también las emocionales. Estas clases están pensadas para volver a dar la movilidad que el cuerpo necesita, con posturas modificadas para evitar lesiones, teniendo en cuenta las posibles patologías que hayan podido quedar tras el parto. En ellas encontraremos una serie de accesorios (como son sillas, cojines, cinturones y bloques de corcho) que nos facilitan la adaptación de las asanas (posturas del yoga) y la acomodación del cuerpo para facilitar la movilidad de la mujer. Se harán ejercicios de meditación y respiración para ayudar a la madre en esta etapa tan sensible, teniendo en cuenta la fluctuación de emociones que pueden aflorar.

Con estas clases podemos tanto prevenir como mejorar dolencias acarreadas por malas posturas a la hora de alimentar o coger al bebé, sentirán un bienestar físico que hará que, a pesar de la falta de sueño, no se sientan tan agotadas y con falta de energía.

En algunas de estas clases especiales de yoga posnatal podremos encontrar que se puede asistir con el bebé. En estas clases se busca la conexión madre-hijo/a y por tanto están diseñadas con ejercicios especiales para ello.

No debemos olvidar que si ya de por si el yoga tiene un sinfín de beneficios tanto a nivel físico como emocional, en este etapa de la vida de la mujer puede ser aún más beneficioso ya que puede ayudarle a digerir y gestionar de una manera más consciente y tranquila todos esos cambios que se están produciendo en su vida y que pueden llegar a ser abrumadores.

Porque si es importante cuidar del bebé también lo es cuidar de su madre.

 

Solicita más Información

Escrito por:

Marta Esteban

Instructora de Yoga