Tipos de cáncer de mama, factores de riesgo, recomendaciones.

¿Qué es el cáncer de mama?

Mama

El cáncer de mama, como todas las formas de cáncer, está formado por células inusuales que crecen sin control. Estas células también pueden viajar a lugares de su cuerpo donde generalmente no se encuentran. Cuando eso sucede, el cáncer se llama metastásico. El cáncer de mama generalmente comienza en las glándulas que producen la leche (llamado carcinoma lobular) o en los conductos que la llevan al pezón (llamado carcinoma ductal). Puede agrandarse en la mama y extenderse a los ganglios linfáticos cercanos o a través del torrente sanguíneo a otros órganos. El cáncer puede crecer e invadir tejido alrededor de la mama, como la piel o la pared torácica.

Los diferentes tipos de cáncer de mama crecen y se diseminan a diferentes velocidades. Algunos tardan años en extenderse más allá de la mama, mientras que otros crecen y se propagan rápidamente.

¿Quién contrae cáncer de mama?

Los hombres también pueden contraer cáncer de mama, pero representan menos del 1% de todos los casos de cáncer de mama. Entre las mujeres, el cáncer de mama es el segundo cáncer más común diagnosticado, después del cáncer de piel, y la segunda causa principal de muerte por cáncer, después del cáncer de pulmón. En promedio, 1 de cada 8 mujeres desarrollará cáncer de mama a lo largo de su vida. Aproximadamente dos tercios de las mujeres con cáncer de mama tienen 55 años o más. La mayoría de los demás tienen entre 35 y 54 años.

Afortunadamente, el cáncer de mama es muy tratable si se detecta temprano. El cáncer localizado (lo que significa que no se ha propagado fuera de la mama) generalmente se puede tratar antes de que se propague.

Síntomas del cáncer de mama

Los síntomas del cáncer de mama incluyen:

  • Un bulto o un área engrosada en o cerca de su seno o axila que dura durante su período
  • Una masa o un bulto, incluso si se siente tan pequeño como un guisante
  • Un cambio en el tamaño, forma, o curva
  • Secreción del pezón que puede ser sanguinolenta o clara
  • Cambios en la piel del seno o el pezón (hoyuelos, arrugas, escamas o inflamación)
  • Piel enrojecida en seno o pezón
  • Cambios en la forma o posición de su pezón
  • Un área que es diferente de cualquier otra área en cualquiera de los senos
  • Una mancha dura del tamaño de una canica debajo de la piel

Tipos de cáncer de mama

Los tipos más comunes incluyen:

Cánceres in situ. No se han extendido más allá del conducto o el lóbulo donde comenzaron: Carcinoma ductal in situ (DCIS), en los conductos lácteos; Carcinoma lobular in situ (CLIS), en los lóbulos.

Cánceres invasivos. Se han extendido o invadido el tejido mamario circundante:  

- Carcinoma ductal invasivo o infiltrante (CDI), comienza en los conductos lácteos e invade el tejido graso de la mama. Es la forma más común y representa el 80% de los casos invasivos.

- Carcinoma lobular invasivo (ILC), comienza en los lóbulos pero se disemina a los tejidos circundantes u otras partes del cuerpo. Representa aproximadamente el 10% de los cánceres de mama invasivos. Los subtipos de este cáncer de mama invasivo incluyen: Carcinoma adenoide quístico (o adenocístico), Carcinoma adenoescamoso de bajo grado (un tipo de carcinoma metaplásico), Carcinoma medular, Carcinoma mucinoso, Carcinoma papilar, Carcinoma tubular.

Los tipos menos comunes incluyen:

Cáncer de mama inflamatorio, Enfermedad de Paget del pezón, Tumores filoides de la mama, Cáncer de mama metastásico.

Causas  y factores de riesgo

Los expertos no saben qué causa el cáncer de mama, pero ciertas cosas hacen que sea más probable que se desarrolle. La edad, factores genéticos, historial de salud personal y dieta juegan un papel importante. Algunos se pueden controlar, otros no.

Factores de riesgo que no pueden controlarse

  • La edad: Las mujeres mayores de 50 años tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las más jóvenes.
  • Raza: las mujeres afroamericanas tienen más probabilidad que las mujeres caucásicas de desarrollar cáncer de mama antes de la menopausia.
  • Senos densos. Si sus senos tienen más tejido conectivo que tejido graso, puede ser difícil ver tumores en una mamografía.
  • Historia personal de cáncer. Sus probabilidades aumentan levemente si tiene ciertas afecciones benignas de los senos. Aumentan si ha tenido cáncer de mama antes.
  • Historia familiar. Tener parientes de primer grado (madre, padre, hermana/o o hija/o) que tuvieron cáncer de mama.
  • Mutaciones genéticas relacionadas con el riesgo de cáncer de mama incluyen mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2, el gen PTEN, el gen ATM, el gen TP53, el gen CHEK2, el gen CDH1, el gen STK11 y el gen PALB2. Si bien aumentan las probabilidades de contraer cáncer, no significan que definitivamente lo tenga.
  • Historia menstrual. Sus probabilidades de cáncer de mama aumentan si sus períodos comienzan antes de los 12 años o no se detienen hasta después de los 55.
  • Radiación. Si recibió tratamiento para cánceres como el linfoma de Hodgkin antes de los 40 años.
  • Dietilestilbestrol (DES). Los médicos usaron este medicamento entre 1940 y 1971 para prevenir el aborto espontáneo. Si usted o su madre lo tomaron, sus probabilidades de cáncer de mama aumentan.

Factores de riesgo que pueden controlarse

  • Actividad física. Cuanto menos se mueva, mayores serán sus posibilidades.
  • Peso y dieta. Tener sobrepeso después de la menopausia aumenta sus probabilidades.
  • Beber con regularidad, especialmente más de una bebida al día, aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  • Historia reproductiva: no haber tenido hijos, o tenerlos después de los 30 años, no amamantar.
  • Tomar hormonas. Las posibilidades pueden aumentar si se usa terapia de reemplazo hormonal en la menopausia, y ciertos métodos anticonceptivos (píldoras, inyecciones, implantes, DIU, parches para la piel o anillos vaginales) que contienen hormonas.

Aún así, la mayoría de las mujeres que tienen un alto riesgo de cáncer de mama no lo padecen. Por otro lado, el 75% de las mujeres que desarrollan cáncer de mama no tienen factores de riesgo conocidos.

Diagnóstico del cáncer de mama

Si siente un bulto o si algo aparece en una mamografía, su médico comenzará el proceso de diagnóstico del cáncer de mama. Le preguntarán sobre su historial de salud personal y familiar. Luego, harán un examen de los senos y ordenarán pruebas que incluyen: análisis de sangre, pruebas de imagen, ultrasonido, mamografía, imágenes por resonancia magnética (IRM) y/o biopsia (extracción de tejido o líquido del seno). Con el análisis de la muestra se obtiene información sobre características fundamentales del tumor que ayudarán a saber de qué tipo es y a elegir el tratamiento más adecuado para tratarlo.

Tratamiento del cáncer de mama

Si las pruebas detectan cáncer de mama, usted y su médico desarrollarán un plan de tratamiento para eliminar el cáncer, reducir las probabilidades de que regrese y reducir la posibilidad de que se mueva fuera de la mama. El tratamiento generalmente sigue unas pocas semanas después del diagnóstico.

Su tratamiento dependerá del tamaño y la ubicación del tumor, los resultados de las pruebas de laboratorio de las células cancerosas y el estadio de la enfermedad. Su médico generalmente considerará su edad y su salud general, así como también sus sentimientos sobre las opciones de tratamiento.

Existen tratamientos locales, que eliminan, destruyen o controlan las células cancerosas en un área específica, como su seno e incluyen: Cirugía (de conservación, de ganglios linfáticos, o mastectomía) o Radiación (externa o interna). También existen tratamientos sistémicos, que destruyen o controlan las células cancerosas de todo el cuerpo. Estos tratamientos incluyen: quimioterapia, terapia hormonal, drogas dirigidas e inmunoterapia.

Prevención del cáncer de mama

Estos consejos pueden ayudarle a prevenir el cáncer de mama:

  • Controlar su peso. Los kilos de más y el aumento de peso en la adultez aumentan sus probabilidades de cáncer de mama después de la menopausia.
  • Mantenerse activa. El ejercicio reduce su riesgo.
  • Limitar u omitir el alcohol. Los expertos recomiendan que las mujeres no tomen más de 1 bebida alcohólica al día.
  • Amamantar. Cuanto más tiempo, mejor para reducir el riesgo.
  • Limitar la terapia hormonal después de la menopausia. Pregúntele a su médico sobre opciones no hormonales para tratar sus síntomas.
  • Hacerse una prueba. Las recomendaciones varían según la edad, el riesgo y otros factores. Comente con su médico de cabecera la existencia de factores de riesgo para ver la conveniencia de hacerse mamografías periódicamente.

Apoyo psicológico para el cáncer de mama

¿Por qué?

Recibir un diagnóstico de cáncer de mama puede ser uno de los momentos más angustiosos que puede vivir una persona, y el impacto puede ser devastador a nivel emocional. La angustia puede extenderse hasta mucho más allá del momento del diagnóstico, dado que desde ese momento se comienza una difícil travesía por un largo proceso de tratamiento en el que la persona ha de hacer frente a múltiples dificultades: laborales, de relaciones personales, fisiológicas (cansancio general, síntomas, insomnio, etc.), psicológicas (preocupación sobre la salud, el tratamiento, la esperanza de vida), etc. Todo esto

¿Es importante?

La Asociación Americana de Psicología (APA) subraya la gran importancia que tiene recibir apoyo psicológico en estas situaciones, tanto para la persona diagnosticada, como para su familia y/o personas cuidadoras. Según numerosos estudios, tanto la preocupación como las emociones negativas que se sufren durante y tras el diagnóstico de la enfermedad pueden perjudicar gravemente tanto la salud física como el bienestar psicológico de la persona, viéndose afectados sus hábitos saludables: empeora la alimentación, el sueño, se abandonan conductas beneficiosas (deporte, actividades lúdicas, contacto social, etc.). En ocasiones el desánimo llega a ser tan profundo que pueden no seguirse las indicaciones del tratamiento y/o renunciar a él o a cirugías necesarias para la supervivencia.

¿Cómo ayuda?

Recibir apoyo psicológico ayuda a sobrellevar los cambios físicos, emocionales y en el estilo de vida asociados con la enfermedad, así como los tratamientos médicos que en ocasiones pueden resultar dolorosos, abordando para tal fin diversos aspectos, entre ellos: ofrecer recomendaciones sobre el modo de explicar su enfermedad a la familia, y/o hacer frente a la respuesta de su pareja, enseñar formas eficaces de controlar el estrés, la ansiedad o la depresión, y a hacer frente a los temores relativos a la posible recurrencia del cáncer, sugerir estrategias de resolución de problemas, ayudar a crear una nueva autoimagen que incorpore tanto la experiencia por la que se ha pasado como los cambios físicos acometidos, etc. Los ejercicios de relajación, meditación, práctica en imaginación u otras habilidades pueden aliviar eficazmente los síntomas físicos (como las náuseas o los vómitos) sin los efectos secundarios de un fármaco. La ayuda psicológica es útil y positiva no sólo mientras dura el tratamiento, pues a veces la recuperación emocional puede durar más tiempo y ser más lenta que la recuperación física, debido a la experiencia traumática vivida.

¿Qué le ofrece Atempra?

En Atempra estamos encantados de ofrecer el acompañamiento psicológico y terapéutico más adecuado para todas las personas que lo soliciten en su tránsito por esta enfermedad. Desde Psicoterapia individual, de pareja, etc., hasta Fisioterapia, Yoga... No dude en ponerse en contacto con nosotros para ver cómo podemos acompañarle en su proceso.

Para todas las personas con este diagnóstico, ofrecemos valoración psicológica gratuita, una sesión de fisioterapia y un mes de yoga (4 sesiones) completamente gratis.

 

Solicita más Información