¿Qué es la dislexia?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

¿Qué niños o niñas pueden presentarla?

Atendiendo a su carácter específico, los disléxicos son niños y niñas inteligentes que sólo presentan dificultades en tareas relacionadas con la lectura y la escritura. Por tanto, no se consideran disléxicos los niños que tienen un retraso intelectual o madurativo, niños con alguna discapacidad psíquica o física o niños no escolarizados o que estén en situaciones ambientales desfavorables.

Por tanto la dislexia es un trastorno de origen neurobiológico. No tiene nada que ver con la inteligencia, aunque su presencia afecta al rendimiento escolar. Se presenta fundamentalmente durante la etapa escolar y es el trastorno de aprendizaje más frecuente, afectando a entre un 5 y un 10% de la población.

Síntomas o ¿Cómo detectarla?

La dislexia se manifiesta una serie de síntomas claros en el aprendizaje de la lectoescritura:

  • Inversiones, acentuando un problema en la maduración de la lateralidad que conlleva asumir o no la  direccionalidad de las letras. Errores frecuentes en el reconocimiento o la escritura de palabras que contengan p/b/d.
  • Lentitud al leer y/o escribir.
  • Dudas, falta de confianza, frustración que puede llegar al desánimo cuando no es detectada

precozmente y llegar a afectar al desarrollo de una escolarización adecuada.

  • Déficit en la comprensión lectora.

Dificultades en el aprendizaje de la materia del  curso ordinario

El principal problema de la dislexia es que la mayor parte de los aprendizajes se realizan a través del lenguaje escrito. El niño disléxico tiende a poner tanto esfuerzo en las tareas de lectoescritura que se fatiga, pierde la motivación por la tarea y las competencias a aprender por tanto pierde la concentración, cayendo en la frustración al no conseguir dominar dicho aprendizaje. Lo cual puede ir agravándose conforme pase el tiempo.

Terapia e intervención profesional por parte de un Logopeda

El logopeda es el profesional sanitario que se encarga del tratamiento e intervención de las dificultades del lenguaje oral, la comunicación y los problemas derivados de la adquisición y aprendizaje de la lectoescritura, por tanto sería el profesional apropiado para consultar junto a un adecuado equipo multidisciplinar cualificado para adaptar y conseguir  una adecuada consecución de las competencias que conllevan el aprendizaje de dicha lectoescritura.

Más Información

Escrito por:

Antonio J Navarro Jiménez

Logopeda 29/1287