Orientación e inserción laboral como medio para prevenir el aislamiento social

Uno de los objetivos principales del Trabajo Social en Atempra es la inclusión social. En muchas ocasiones formar parte del mundo laboral es una forma de inclusión en la propia sociedad. Por tanto, dentro de esta área de intervención consideramos el empleo un factor de gran importancia. Así, la pérdida o falta del mismo podría desencadenar posibles desajustes a nivel personal. Ya que para muchas personas el trabajo supone una seña de identidad, un recurso para sentirse miembros partícipes de la sociedad.

 Nuestra intervención para prevenir el aislamiento social se centra en la etapa más cercana a la edad adulta. Es ese momento de transición en el que nos hacemos miles de preguntas tales como:

  • ¿Qué quiero hacer? ¿A qué me quiero dedicar?
  • ¿Quiero seguir estudiando? Y si es así ¿Qué quiero estudiar?
  • ¿Qué es lo que mi familia y entorno espera de mí? ¿Qué es lo que espero de mí mismo?

Dar respuesta a estas preguntas es de gran importancia. Ya que determinan nuestras elecciones y nos motivan a conseguir lo que queremos alcanzar. Son muchos los jóvenes que se plantean estas cuestiones, pero por desconocimiento, falta de apoyo y/o asesoramiento terminan trabajando, estudiando o haciendo algo que no les agrada en absoluto.

Si es cierto que hay muchos organismos y entidades que ofrecen una orientación laboral a las personas que lo soliciten. No obstante, lo que nos diferencia del resto es que, en Atempra consideramos la orientación laboral como un proceso de ayuda continua cuya finalidad es identificar y/o desarrollar los objetivos vocacionales previamente definidos, indagar sobre las necesidades formativas para el desarrollo de una profesión, es decir, un proceso dinámico donde se determinarán las expectativas laborales que tiene la persona.